«

»

No se buscan CPDs fríos, sino bien refrigerados y eficientes.

Data Center Market ha organizado una mesa redonda donde ha tomado el pulso al sector de la refrigeración y la climatización de los centros de datos. El encuentro ha contado con la participación de CliAtec, Rittal y Schneider Electric.

El lema tan veces escuchado de “bajar la temperatura de los centros de datos” ha quedado un tanto obsoleto, el cometido actual de los responsables de TI de los CPDs es tomar medidas para ajustar la temperatura de las salas disipando el calor que desprenden los equipos, todo ello con las miras puestas en hacer del data center un espacio lo más eficiente posible desde el punto de vista energético. Este ha sido uno de los puntos clave en torno a los que ha girado la mesa que bajo el epígrafe “Cómo bajar la temperatura de los centros de datos”, ha organizado Data Center Market y que ha contado con la participación de CliAtec, Rittal y Schneider Electric.

Durante el encuentro, los ponentes han comentado las tendencias del mercado en el terreno de la refrigeración y climatización. En este sentido, Francisco Javier Albalat, técnico comercial TI de Rittal, ha señalado que “la tendencia actual de los centros de datos es apostar por soluciones de media y alta densidad lo que lleva a nuestra industria a movernos en la misma dirección, eso no significa que haya todavía muchos CPDs en España con soluciones clásicas que se utilizan en buena parte del data center o solo en determinados puntos. Sin embargo, hoy en día es obvio que las soluciones tradicionales no son tan eficientes como las pensadas para un entorno de alta densidad y el sector tiende a primar la eficiencia energética”.

Por su parte, Saúl Varela, director general de CliAtec, ha ahondado en la explicación anterior recordando que “la alta densidad se implanta para dar respuesta a la aparición de los servidores de alta densidad que generan más consumo energético que otros equipos, una mayor refrigeración y más necesidad de disipación de calor. De ahí que el papel de los proveedores de soluciones de refrigeración y climatización, así como los integradores de las mismas hayamos tenido que adaptarnos al nuevo ecosistema de los CPDs”. Preguntado sobre si existe una propuesta ideal para llevar a un centro de datos a la temperatura adecuada, Saúl Varela responde tajantemente que “no”, porque “cada data center tiene sus propias peculiaridades. Hay que tener en cuenta cuándo se construyó y cómo, además de barajar una decena de variables que influirán en la decisión final de qué sistema de climatización escoger. Hablamos de variables como el número de racks alojados, altura que tienen, tipo de muros que hay en la sala técnica y un largo etcétera; igualmente, también hay un número amplio de soluciones que se pueden combinar en un mismo entorno”.

El camino más seguro para acertar es realizar una auditoría que permita valorar el estado actual del CPD y con los datos en la mano optar por la propuesta más eficiente desde el punto de vista energético y, por supuesto, ajustándose al presupuesto que manejen en el data center.
Finalmente, Óscar Pons, System Engineer de Schneider Electric, ha querido ir un paso más allá comentando que “el cliente no debe quedarse solo con la idea de que basta con comprar una solución o varias con las que enfriar sus equipos, hay que apostar por soluciones fiables, flexibles y que sean eficientes”. Para Pons, cuando se piensa en la temperatura del CPD hay que tener “una visión holística, pensar en la marcha global del data center y jugar con todas las herramientas a nuestro alcance, es decir, no renunciar a controlar los sistemas de gestión, aprovechar el freecooling, monitorizar los elementos clave e, incluso, contar con un software de apoyo para evaluar hasta qué punto el CPD cumple con las expectativas de eficiencia energética que se ha marcado el responsable de TI”.