«

»

Los cerramientos de pasillo frío no ahorran energía

Son muy frecuentes las visitas que hacemos a los CPD para ofertar o instalar un cerramiento de pasillo frío. En la primera visita, cuando llegamos a la sala y vemos que la temperatura ambiente es de 21ºC solemos preguntar a nuestro cliente por qué quiere cerrar el pasillo frío. La respuesta es que con ello se consigue reducir el PUE y que para ahorrar consumo eléctrico en el sistema de climatización se recurre al cerramiento de pasillo frío. Nuestro cliente se lleva una sorpresa cuando le decimos que hacer un cerramiento de pasillo frío no reduce el consumo del sistema de climatización y, por tanto, no se consiguen ahorros energéticos. 

Lo que realmente produce ahorros energéticos en el aire acondicionado de precisión son los siguientes factores:

  1. Aumentar la temperatura de evaporación del aire acondicionado de precisión. Es decir, aumento de la temperatura de suministro de aire en el pasillo frío, trabajar en vez de a 14ºC a 24ºC. Con ello se consigue un ahorro entre 30-40% en climatización, un 3-4% por cada grado que subimos.
  2. Reducir el caudal de aire de climatización. Es decir, si tenemos una buena segregación de aire frío / aire caliente, gracias al cerramiento de pasillo frío, y no tenemos by-passes ni recirculaciones, podremos producir únicamente la  refrigeración que necesitamos y reducir el caudal de aire refrigerado cuando no se requiere. De esa forma, sí que se consigue  importantes ahorros energéticos. En este apartado nos gustaría destacar que los tiempos han cambiado y también los sistemas de TI. Hasta hace algunos años, la mayoría de los CPD tenía uso relativamente constante del volumen de aire por servidor, pero hoy en día los nuevos sistemas TI son dinámicos y por lo tanto trabajan con volúmenes de aire variables. Por este motivo, es recomendable que los sistemas de refrigeración tengan ventilación con caudal variable.
  3. Aumentar el salto térmico (Δ T) en el equipo de climatización. Es decir, maximizar la diferencia de temperatura entre el retorno de aire caliente y el foco frío (batería evaporadora o de agua fría en el equipo), para lograrlo es necesario un cerramiento y contención perfecta de aire en el pasillo frío para que todo el retorno al equipo de climatización sea el aire caliente que sale de los servidores. Además, habría que evitar los by-passes de aire frío, para que todo el retorno al equipo de refrigeración sea el aire caliente que sale de los servidores.
  4. Maximizar las horas de funcionamiento de freecooling. Gracias al cerramiento del pasillo frio podremos trabajar con temperaturas de retorno (el aire caliente que sale de los servidores al equipo de climatización) muy  altas, aproximadamente de 30 a 35ºC,  esto nos permite comenzar a hacer Freecooling a partir de 20ºC.

Entendemos ahora que los ahorros no están en el cerramiento sino en la mayor temperatura de impulsión de aire frío, la mayor temperatura de retorno, el caudal de aire variable y aumentar las horas de Freecooling.

El problema es que cuando decimos al cliente que tiene que estar preparado para tener temperaturas de retorno a los equipos de climatización de precisión de 35°, la respuesta, bien por miedo o por desconocimiento, es que no están dispuestos. Nos encontramos con una auténtica barrera mental. En los casos en los que el usuario del centro de datos quiere mantener temperaturas de retorno de 24 o 25° y sigue impulsando el aire a 14 o 15° lo que conseguimos es que los ahorros energéticos sean mínimos y todo el aire frío producido se contenga en el pasillo a temperaturas heladoras de 14 o 15° sin conseguir ningún ahorro energético.

Y tú ¿Qué opinas? ¿Estás preparado?