«

»

Diseño Data Center. Gestión de Fibra Óptica.

Una buena administración de la fibra óptica , dentro de un CPD, es la base de la fiabilidad de la red, y con un 70% del tiempo de fallos debido a la capa física debería ser obvio por qué se necesita una correcta administración. Una buena práctica en la administración de la fibra no es sólo el evitar los tiempos de fallo. Afecta a la velocidad que se pueden activar nuevos servicios y la facilidad de configuración la red. El coste de un sistema de administración de fibra típico es un pequeño porcentaje del coste total de una red, pero incluso a pesar del bajo porcentaje del total de la inversión, muchas empresas lo ven como un gasto innecesario – aunque el coste inicial, como hemos indicado, es solo una pequeña parte del coste de propiedad y no da el verdadero indicador de otros factores que son realmente de un alto coste. Un 15% menos de diferencia de gasto en administración de la fibra resultará en un pequeño ahorro sobre el coste total de la red, pero puede costar cientos de miles de euros en pérdidas de beneficios y un mayor coste de las operaciones de la empresa.

¿Qué nos ofrece una correcta gestión de la fibra óptica?

• Protección del radio de curvatura: mantener el radio de curvatura recomendado del cable reduce la atenuación y mejora la fiabilidad a largo plazo.

• Acceso al cable y al conector: para asegurar que se mantiene el radio de curvatura es vital que haya un acceso fácil a las fibras, permitiendo que se instale o desinstale cualquier fibra sin tener que doblar o apartar la fibra adyacente. Un buen acceso a la fibra puede reducir el tiempo de  reconfiguración de una red de 90 a sólo 20 minutos por fibra.

• Administración de los caminos de enrutamiento: he aquí otro factor que afecta al radio de curvatura de las fibras por parte de los técnicos. Los caminos a seguir deben estar claramente definidos y diseñados de forma que los técnicos no tenga otra opción que llevar los cables por el lugar apropiado.

• Protección física de la red de fibra: el sistema de administración de la fibra debe asegurarse de que las fibras están protegidas de daño accidental que pudiera ser causado por otros técnicos o equipamiento.

¿Qué significan estas reglas en la práctica?

El acceso a los cables y conectores: se puede encontrar en el mercado un panel de muy alta densidad digamos 96 fibras en 1 U, creyendo que ésta es la mejor opción por su coste. Pero el punto crucial es buscar el balance entre la densidad, el rendimiento y la fiabilidad que la buena administración les asegura. Frecuentemente, esto nos plantea algunas preguntas, por ejemplo: ¿pueden los técnicos acceder a las fibras de forma manual en vez de con herramientas sin molestar a las fibras adyacentes?

Cuanta más densidad haya en un panel existirá más riesgo de daño. Una buena administración de la fibra no significa no usar paneles de alta densidad pero advierte que se usen con conocimiento del riesgo y sólo cuando sea estrictamente necesario.

La densidad de los paneles es algo que está afectando significativamente a las redes de hoy en día como son los cambios de temperatura, el consumo de energía y el espacio necesario. Aquí, y para cumplir las metas de un correcto espacio utilizado, es donde una correcta administración de la fibra se convierte en algo vital y nace el concepto de “densidad administrada.

Un ejemplo del enfoque en este emergente tema es el código de conducta de la Comisión Europea para la Eficiencia Energética en Centros de Datos desarrollado en octubre de 2008. El objetivo de este código es informar y estimular a los operadores y propietarios de centros de datos a reducir el consumo energético de una forma efectiva desde el punto de vista de costes y sin poner en peligro ninguna aplicación crítica.

Este código de conducta, intenta conseguirlo optimizando la comprensión y el entendimiento de la demanda de energía en un centro de datos, aumentando la atención, y buscando objetivos de utilización de la energía de una forma eficiente: pautas fundamentales en un diseño data center.

La inclusión de sistemas de circuitos elevados, formación de calidad para los instaladores, definición de las mejores prácticas, y un material didáctico dedicado al producto, juegan un papel vital en la consecución de los objetivos en cuanto a poder maximizar el espacio que se dispone.

Es muy normal que se efectúe la compra de un Rack y se defina un cálculo de densidad rápido basado en el cruce entre secciones de área. Pero la realidad es que la mayoría de las veces terminan con una densidad que se vuelve imposible de administrar. Esto no es un hecho aislado: se estima que un 60% de las instalaciones de fibra están en peligro de sufrir un problema en fibras adyacentes cuando se desplaza, se añade o se cambia una fibra, pudiendo causar unos tiempos de fallos significativos y extremadamente costosos.

Hay técnicas que pueden ayudar y que están ganando popularidad tanto en los mercados LAN como en los de centros de datos. Esto incluye patch panels de fibra en ángulo, que proporcionan una buena administración del radio de curvatura de la fibra, ayudando a reducir el estrés y a minimizar la pérdida de inserción y retorno. Es cierto que las fibras se diferencian en sensibilidad, con OM1 siendo menos sensible que OM2 y OM3 por ejemplo, pero aún así los beneficios de la administración de la fibra son evidentes.

La importancia crucial de la capa física y de su correcta administración se está viendo reflejada en la evolución de los estándares de la industria, como el BS EN 50173. Estándares futuros reconocerán diferentes grados de instalación de red – una red de un hospital como un ejemplo de cuando un tiempo de fallo puede ser vital. El objetivo es representar de una manera más efectiva las diferentes escalas de redes, para que un sistema con más de 1000 puertos requiera una forma automática de etiquetado o un proceso de identificación.

El mensaje es claro: sea cual sea la presión por reducir gastos en estos momentos en los que la economía esta en una difícil situación, vivir sin una buena administración de fibra es una estrategia a evitar – a toda costa.