«

»

Si te decimos Edge Data Center, ¿Sabes qué es?

Traducido al español sería algo así como Centro de Datos en el límite o en el borde pero en el borde ¿de qué? Para entenderlo es necesario contemplarlo dentro del contexto de la evolución masiva de datos que genera el llamado Internet de las Cosas (IoT), el Big Data y la distribución de contenidos. Todo esto dibuja unos modelos de procesamiento de datos concentrados en el borde de la red y modelos de computación altamente descentralizados. Son los llamados Edge Data Center.

Quizá se entienda más si decimos que los Edge Data Center también puede traducirse como centros de datos al lado del usuario. Y todavía más si ponemos un ejemplo. Los usuarios de plataformas de servicios en streaming, televisión o vídeo por Internet, se sienten profundamente molestos cuando las series a las que se conectan sufren eso que se llama “buffering” o lo que es lo mismo, el odioso circulito dando vueltas hasta que se carga la serie o película en cuestión. Esto se debe al desfase o “latencia” provocado, entre otras cosas, por la distancia a la que se encuentra el usuario con respecto al centro de datos donde está alojada la película, serie o vídeo que quiera visionar. Por lo tanto, cuanto más cerca estén del usuario la conexión será más rápida. ¿Se entiende ahora mejor lo del borde?

Edge Data Center o centros de datos alejados de las grandes ciudades

Soluciones de proximidad: los Edge Data Center

Y aquí introducimos otro protagonista. Las compañías de distribución de contenidos, las conocidas como CDN ( Content Delivery Networks) como Neftflix , por seguir con el ejemplo de distribución de televisión por internet. ¿Por qué ? Pues porque han sido y son uno de los principales interesados en dar solución a la demanda de conectividad desde dispositivos móviles.

Esta creciente demanda desde los dispositivos móviles junto con los cambios de consumo en el usuario en campos como el entretenimiento donde los consumidores buscan más versatilidad están provocando un gran desafío en la manera en que se distribuyen y se consumen los datos.

Y dibujado el escenario, sólo queda la solución: los Edge Data Center. Apuntados ya como una tendencia en 2015, los Edge Data Center se desarrollan como una oferta paralela de proximidad. Frente a los grandes centros de datos centralizados, que seguirán proporcionando la mayor parte del servicio, los Edge Data Center  actúan como una especie de micro-centros de datos que ofrecen contenido y aplicaciones con una baja latencia a los usuarios o un procesamiento de datos para redes del Internet de las cosas.

Estos centros de datos alojan equipos de proveedores de vídeo online y de servicios cloud para acercar sus contenidos a los usuarios. Ubicados fuera de las grandes ciudades, estos data centers están más cerca de los nodos de conectividad, la latencia se minimiza y la experiencia del usuario es más satisfactoria. Y aunque su evolución en Europa está todavía por determinar, en Estados Unidos estos centros de datos se han multiplicado en los últimos años. Habrá que estar atentos a su despegue.