«

»

Condiciones ambientales para CPD II

En el artículo anterior comentábamos las condiciones ambientales recomendadas por los fabricantes de TI  para el buen funcionamiento de los sistemas informáticos.

Decíamos que la temperatura se debe mantener sobre 24º C ± 1º C y con variaciones inferiores al 5% por hora. La higrometría es mantenida en un 50% ± 5%, con variaciones inferiores al 5% por hora.

En este articulo comentamos las recomendaciones de los fabricantes de climatización de precisión:

Rangos de funcionamiento recomendados por los fabricantes de armarios climatizadores para Salas CPD:

Las unidades de climatización se calculan para un funcionamiento continuo 24 h/día y 365 días/año y su potencia frigorífica para una temperatura de bulbo seco interior de 24ºC, de manera que sea capaz de mantener las características de las salas para las variaciones de temperatura ambiente medias actuales y para el 120% de la carga total de los locales (carga eléctrica + aportaciones de los locales + iluminación + presencia no continua de personas en sala).

Liebert-HIROSS, principal fabricante de equipos de climatización “Close Control” o de precisión define los siguientes límites de operación para sus equipos:

Por lo tanto, la temperatura considerada óptima será la media de este rango, es decir, aproximadamente 23 ºC. Se puede observar que si fijamos una temperatura de consigna de 19 ºC, aún estando dentro del rango de funcionamiento, está en los límites del mismo, con lo que obligamos a los equipos a trabajar casi al límite de su capacidad.

Por este motivo, la capacidad frigorífica de los equipos a instalar, se dimensiona en base a mantener una temperatura en sala de 24º C y a medida que disminuimos este parámetro la capacidad frigorífica de la maquina decrece ya que es necesario entregar más potencia frigorífica para alcanzar los grados consignados.

Por consiguiente, perderemos también la redundancia de potencia instalada en Sala y ante cualquier avería o fallo del sistema, veremos la seguridad del CPD seriamente comprometida.

El siguiente gráfico muestra, a modo de ejemplo, las variaciones de temperatura y humedad respecto al tiempo desde la puesta en marcha del equipo, habiendo consignado una temperatura de 24 ºC y una humedad relativa del 50%.

Trabajar a temperaturas tan bajas tiene además otras consecuencias perjudiciales para el funcionamiento de los equipos:

Al trabajar con puntos de consigna de 19 ºC se alcanzan temperaturas de evaporación próximas al punto de rocío, lo que producirá un notable descenso en la humedad ambiente, debido al aumento de la condensación.

Para contrarrestar el descenso de humedad (el valor recomendado en un CPD es de 50%) se va a producir una generación continua de vapor con el consiguiente consumo energético y agotamiento de los botes de humedad, así como una reducción de su ciclo de vida útil y un aumento de la frecuencia y probabilidad de averías.

Por otro lado, la mayor dificultad en mantener la temperatura consignada de 19 ºC, provoca un continuo proceso de arranques y paradas del compresor, lo que implica, al igual que ocurre con el humectador, un innecesario sobreesfuerzo mecánico.