«

»

Condiciones ambientales para CPD

El mantenimiento de unas condiciones ambientales adecuadas es indispensable para un funcionamiento coherente de los sistemas informáticos medianos y grandes. La temperatura se debe mantener sobre 24º C ± 1º C y con variaciones inferiores al 5% por hora. La higrometría es mantenida en un 50% ± 5%, con variaciones inferiores al 5% por hora.

Uno de los principales fabricantes, Sun Microsystems, recomienda en su “Guía de planificación de la ubicación de los sistemas Sun Fire™ E2900

Los límites medioambientales en funcionamiento indicados en la TABLA 3-1 se corresponden con las pruebas de los sistemas. Las condiciones óptimas son las establecidas en el entorno de funcionamiento recomendado.

Se ha constatado que, si se dejan equipos informáticos en funcionamiento durante largos periodos de tiempo en condiciones de temperatura o humedad extremas, se produce un aumento notable del porcentaje de fallos de los componentes de hardware.

Se recomienda encarecidamente que los usuarios planifiquen y utilicen los intervalos de temperatura y humedad óptimos con el fin de reducir al mínimo los periodos de inactividad debidos a fallos en los componentes.

-       Temperatura ambiente:

El intervalo de temperatura ambiente entre 21° y 23°C (69,8°C a 73,4°F) es óptimo para la fiabilidad del sistema y el confort del operador. La mayoría de los equipos informáticos puede funcionar dentro de un intervalo de temperatura amplio, pero es aconsejable mantener un nivel cercano a los 22 °C (71,6 °F) ya que facilita que se mantengan niveles seguros de humedad relativa.

Si los equipos se utilizan dentro de este intervalo de temperaturas, se proporciona un margen de seguridad en caso de que los sistemas de control medioambiental dejen de funcionar durante un tiempo.

Aunque los niveles individuales pueden variar, debe utilizarse como valor óptimo el intervalo entre 21° y 23°C (69,8° a 73,4°F).

-       Humedad relativa ambiente:

Un nivel de humedad relativa ambiente del 45 al 50% es el más adecuado para garantizar el funcionamiento correcto de las operaciones de procesamiento de datos.

En algunas circunstancias, la mayoría de los equipos de procesamiento de datos puede funcionar dentro de un intervalo medioambiental bastante amplio (del 20 al 80%); sin embargo, se recomienda mantener un intervalo óptimo del 45 al 50% por las siguientes razones.

- Ayuda a proteger los sistemas informáticos frente a problemas de corrosión causados por niveles de humedad altos.

- Proporciona el mayor margen temporal de funcionamiento en caso de que se produzca un fallo del sistema de control medioambiental.

- Ayuda a evitar fallos y errores de funcionamiento temporales causados por intermitencias que pueden producir las descargas estáticas cuando la humedad relativa es demasiado baja.

Las descargas electrostáticas se generan con facilidad y resultan más difíciles de eliminar en zonas en las que la humedad relativa está por debajo del 35%. Cuando el nivel de humedad es menor del 30%, la situación pasa a ser grave.

El intervalo de humedad relativa de un mero 5% pueda parecer injustificado cuando se compara con las directrices aplicables en las oficinas u otras zonas con un control más flexible. Sin embargo, no es tan difícil de mantener en los centros de datos debido a la alta eficacia de la protección frente al vapor y el escaso porcentaje de cambios de aire que normalmente se producen.