«

»

cliAtec climatiza la sala que alberga el Pergamino Vindel

La joya de la cultura y la poesía medieval, el Pergamino Vindel, regresa 800 años después a Vigo, ciudad donde se escribió. Sin embargo, el viaje de vuelta no ha sido fácil. La Biblioteca Pierpont Morgan que guarda el manuscrito desde 1977 cedía en Nueva York a la Universidad de Vigo las cántigas del trovador Martín Códax para una muestra temporal. Entre los requisitos: la sala de exposiciones debe reunir unas condiciones óptimas de temperatura y humedad. Condiciones climáticas que nunca podrán exceder de 21ºC y 50% de HR y, todo esto, en una localización entre rías y el mar. Nuestro reto: cumplir con las condiciones del préstamo

Un museo y una sala incrustados en el mar

El Museo del Mar, en Vigo, incrustado entre la Ría de Vigo y el océano Atlántico, alberga el expositor blindado y climatizado que se ha fabricado siguiendo las condiciones de seguridad, ambiente y luz que impuso la Biblioteca neoyorquina para su préstamo. Para ello, cliAtec realiza el estudio contando con distintas penalizaciones arquitectónicas y geográficas del espacio destinado para alojar el Pergamino, entre ellas la proximidad de esta sala al mar.

Después de conocer a fondo, por un lado, las necesidades del proyecto, tales como, condiciones estrictas de temperatura y humedad, cumplimiento de normativa referente a número de renovaciones hora, sistema de climatización flexible adaptado a los momentos de máximo aforo, y por otro lado, las limitaciones de la sala de exposiciones, tales como, entorno arquitectónico complejo, condiciones ambientales exteriores adversas, impedimento de instalación de equipos vistos en el interior de la sala, etc. CliAtec, junto con Eulen (mantenedor del edificio), ha diseñado e instalado un sistema de climatización que cumpliera todos los requisitos mediante equipos de renovación, climatización, humectación y deshumectación, instalados en salas técnicas anejas con distribución de aire directa o por conductos. Además, estos equipos están permanentemente monitorizados por un sistema de control diseñado para cumplir las condiciones de sala que The Morgan Library & Museum impuso al Museo do Mar para la exposición del manuscrito.

El resultado, una joya de la literatura medieval – protegida en una vitrina especial con condiciones muy estrictas de temperatura y humedad-al alcance de las miradas de visitantes.